Tanto y tan poco

¿No lo echáis de menos?

El olor de la sal, el color de la piel, la brisa del mar, el helado, el fresquito del agua cuando estás a 40 grados, el brillo del sol, los atardeceres a las 10 de la noche y los amaneceres a las 6 de la mañana. La energía que desprende la sonrisa de la gente, el brillo de todo lo que te rodea, la crema de sol, la ropa cómoda, las ensaladas, los viajes, las calles por la noche llenas de gente…

El verano, pero sobre todo, la playa. Ese lugar en el que parece que todo lo demás deje de importar. Donde no hace falta nada más a parte de una toalla para sentirte parte de todo aquello a lo que llamamos realidad. Fluir y dejarte llevar.

De momento aún quedan 6 meses para que vuelva, pero yo lo llevo esperando desde el día en que se fue.

 

i284289739477798135._szw1280h1280_

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s