HOME

NO IMPORTA EL LUGAR SINO, CON QUIÉN LO COMPARTES

Y os lo dice alguien que durante su corta vida, ha cambiado 8 veces de casa, 7 de colegio y 5 de ciudad.

Llega un punto en el que es complicado identificar cuál es tu hogar, se supone que es aquel sitio en el has pasado la mayor parte de tu vida. Y aunque parezca difícil, yo sí que he sentido y siento eso. Pero la vida no para de cambiar, constantemente. Y evidentemente la última casa donde he pasado 16 años de mi vida, tampoco iba a serlo para siempre.

Pero, he aprendido que hay que permitirse pasar un duelo. Despedirse de ese sitio y tener claro que todos esos sentimientos buenos y malos que te transmite, te los llevas contigo. Y hay que intentar ver la parte positiva de cada cambio que ocurre en tu vida, porque os aseguro que la tiene. Disfrutar de cada etapa y de todo lo que ésta os ofrezca.

Hogar puede significar infinidad de cosas, pero lo más relevante son las personas con las que lo has compartido. Yo, personalmente, siento mi hogar en diferentes sitios del mundo; sitios en los que he sentido y vivido cosas que jamás olvidaré.

Así que no importa cuantas veces tengáis que volver a hacer las maletas, no importa de cuánta gente os tengáis que despedir ni a qué personas echéis de menos. Vuestros sentimientos y recuerdos no os los podrá quitar nunca nadie.

“El hogar es donde está el corazón”

 

Anuncios

INTERNATIONAL DAY OF PEACE

TODOS QUEREMOS LA PAZ EN EL MUNDO

Pero debemos reconocer que este concepto se nos escapa de las manos. Es una ilusión que no podemos abarcar, el mundo es infinitamente grande.

Existen acciones, pequeños actos de contribución que ayudan a que cada vez, vivamos en un planeta un poco más humano. Y están al alcance de cualquiera. No sirve el “no tengo tiempo”, “no sé como ayudar”, “no puedo irme un año entero a África…”. También cuentan los gestos solidarios, el pensar el las necesidades de los otros por encima de las nuestras y el ser siempre generosos.

Pero a parte de esto, creo que deberíamos trabajar en algo mucho más útil para el resto de la humanidad. Nuestra paz interior. Es decir, involucrarnos en la tarea de ser un poquito mejores cada día, de desarrollar nuestra parte amable, humilde y sincera. Dejar a un lado el ego, el clasicismo o los patrones impuestos por la sociedad que tanto daño nos hacen.

Porque, lejos de lo que algunos creen, cuanta más paz interior poseamos, más capaces seremos de dar al otro, de no centrarnos solo en nuestras propias injusticias y de irradiar energía positiva allá donde vayamos.

El cambio siempre empieza en uno mismo. No lo olvidéis jamás.

200w

THE ESSENCE

LOS NIÑOS

Deberíamos prestarles más atención. Deberíamos escucharles más, observar sus reflexiones, conclusiones o actuaciones. Deberíamos analizar las preguntas que hacen y el fondo de las mismas.

Deberíamos hacerlo porque entonces lo entenderíamos todo. Entenderíamos cómo estamos condicionados por los estereotipos, por la sociedad y por las normas establecidas. Veríamos que, en realidad, todos somos niños con unos cuantos prejuicios encima. Condicionamientos que nos hemos ido cargando a lo largo de nuestra vida y nos suponen un lastre en la mayor parte de las situaciones que atravesamos.

Y es una pena.

Ojalá actuáramos como ellos más a menudo. Sin vergüenza, sin etiquetar a los demás, sin miedo, sin pensar continuamente en el pasado o el futuro, observando los detalles que parecen insignificantes, queriendo aprender cada día tantas cosas nuevas; y sobre todo, queriendo a los demás únicamente por cómo son.

Para mí, ellos son nuestros verdaderos maestros y por eso, hay que cuidarlos muy muy bien. Para intentar que siempre les quede algo de esa esencia.

a467a5ff505643f0a5b470ced08e090a